Ir al contenido principal

Entradas

La cuestión habitacional

Este año, como nunca, la cuestión habitacional ha ocupado un lugar central en mi vida. No sé si sea cosa de eso que llaman “crecer” o más bien una necesidad inconsciente (o a lo mejor consciente) de generar arraigo, de tener un piso sobre el cual aterrizar mi personalidad más bien tendiente a la dispersión y la vagancia. Sí, la flexibilidad para moverse tiene sus ventajas pero también puede ser agotadora. Podría decirse que estos años en Buenos Aires han sido marcados por el movimiento. He cargado mi maleta más veces para mudarme que para conocer alguna otra ciudad. Y no es que lo segundo haya ocurrido necesariamente poco, sino más bien que lo primero ha sido demasiado recurrente. Me mudé tantas veces, que aquel tango de Alberto Castillo, “los cien barrios porteños” se convirtió casi en un himno.
La cuestión habitacional pocas veces ocupa un lugar central en la agenda de los grandes medios, funcionarios de gobierno y de los partidos políticos, incluyendo los de izquierda.  Las políti…
Entradas recientes

El Gol Prestado*

¿Qué hacer si tu selección no juega el mundial? ¿Apagar la tele y vivir un mes en la amargura? ¿Apoyar otro equipo? ¿Es eso traición? Esta crónica tiene un único objetivo: defender, desde una experiencia personal, que gritar un gol es un derecho que no se le puede negar a nadie. Hay un sueño común que atraviesa a todos los niños latinoamericanos que corren los fines de semana en las canchas de un potrero: el sueño de que un día los goles serán en un estadio, con la camiseta de su selección y en una copa del mundo. La historia de los mundiales está llena de historias de jugadores que, como esos niños, se pusieron por primera vez las botas en un potrero y lo lograron. El camino, no obstante, va dejando a muchos. Pero ningún niño pierde su condición de hincha, y sigue alentando a su selección, esta vez, desde otra trinchera. El sueño ya no es jugar el mundial, pero sí ver a su selección ganarlo, o clasificando, como una aspiración más modesta. El sueño del hincha no se acaba entonces con…

Raúl Zurita y el territorio del poema

Sabemos que los monumentos, los murales, las esculturas, son capaces de dejar marcas en el territorio, representar la grandeza, según quien la narre, pero también la posibilidad de representar el dolor. Siempre me parecerá increíble esa posibilidad de representar de forma estética el dolor. Los escultores, los graffiteros, los muralistas, intervienen el espacio público y lo politizan, llevando la subjetividad y las discusiones privadas al terreno de lo público. ¿Qué pasa con la poesía? ¿pueden lograr esto los poetas? ¿puede la palabra construir y transformar territorio?
Raúl Zurita, poeta chileno, quizás sea el indicado para dar respuesta a esta cuestión. Zurita nació en Santiago de Chile en el año de 1950. Fue miembro del partido comunista, lo que lo llevó a ser detenido después del Golpe del Estado del 73, donde fue encerrado en el barco Maipo. Ahí, sería torturado junto a un centenar de personas. Este hecho cambiaría para siempre la vida de Zurita.
En una visita reciente que hizo a …

Entre el andar y el detenerse

Hay días que siento que soy lo opuesto a un proverbio oriental que decía algo así como “anda o detente, pero con convicción”. Por eso el día que me subí en el avión rumbo al Sur ha sido uno de los avances más trascendentales que he hecho. 

Sin embargo, la cosa no se resolvía ahí, porque como me dijo una vez un amigo, “el problema es que volver es siempre una posibilidad” o como me contaba un día Rafa Cartagena, quien vivió muchos años en Costa Rica, “a mí me pasó que yo me fui con la idea que iba a volver”. Así que al proverbio oriental le faltó aclarar que el andar y el detenerse en realidad no son procesos estáticos. Por supuesto estoy utilizando mi situación residencial como ejemplo de cosas a los que nos enfrentamos a diario, en el amor, el trabajo y la vida en general.
En la película alemana Los Edukadores, dirigida por el austríaco Hans Weingartner, uno de los personajes principales, Jan (Daniel Brühl) arroja una frase sobre el miedo que todavía hoy me rompe la cabeza: El miedo …

Notas de un martes por la noche

Creo que los y las grandes poetas latinoamericanos del siglo XX que quedan con vida ya se pueden contar con los dedos de las manos. Por eso, que en una semana se mueran dos grandes, Nicanor y Claribel, provoca escalofríos, como un luto que se duplica, la perspectiva de un tiempo que se pierde en el horizonte y se aleja, dejando una sensación que es parecida a la del abandono. ª
Nota: No hay libertad que no venga acompañada de un primer gran instante de pánico.

                                                                           ª
Abrí la carpeta de mi computadora que dice poemarios y tuve que enfrentarme a la sensación de no decidir qué hacer con ellos. De pronto miré al lado, hacia mi imaginaria lista de proyectos que a estas alturas es más larga que la del supermercado. Ojalá organizar la vida fuera tan fácil como organizar los archivos en una carpeta de la computadora.

ª
Uber es la versión fresa de “el vecino de la colonia que hace viajes”. El de mi colonia se llamaba Carlos, …

Encontrar Tiempo

El reloj, que surgió para ayudar al hombre, se ha convertido hoy en un instrumento para torturarlo. Ernesto Sabato
En estos días mis redes sociales se llenaron de bromas relacionadas a las declaraciones hechas por un diputado de derecha en El Salvador, ahora candidato a alcalde, en donde aseguraba que él acostumbraba a leer “100 libros al año”. Algo poco creíble de alguien que se la pasa en campaña. Sobre todo si tomamos en cuenta que en Finlandia, donde supuestamente más se lee, el promedio de libros al año es de 47. No pude dejar de pensar, eso sí, con cierta nostalgia, como esa sensación de niño que añora un juguete que nunca tendrá, en lo lindo que sería tener tiempo para leer tanto.
Todos los que nos gusta la literatura hemos tenido al menos una vez el sueño de tener una casa alejada, cerca de la playa quizás, una suerte de utopía a lo Hemingway, contemplando el Mar Caribe desde su casa en las afueras de la Habana. O quizás algo más modesto, un departamento con decoración hípster…

Latinoamérica: La integración en clave de cumbia

¿Qué nos une como latinoamericanos? Me pregunto esto sentado en la mesa de un departamento del barrio porteño de Parque Patricios. Al fondo, los vecinos escuchan a Antonio Ríos y su famosa “nunca me faltes”. Conocidos son los discursos a propósito de la unidad Latinoamericana, desde personajes como Simón Bolívar, José Martí, Augusto Sandino y más. ¿Pero de dónde viene esta tendencia a integrarnos? ¿Es esta unión el producto de un determinismo geográfico? ¿La herencia cultural que dejaron nuestros conquistadores? Lo cierto es que esta región que se expande desde el Río Bravo hasta el Cabo de Hornos reclama para sí misma una identidad.
Mucho se ha escrito sobre el boom literario, aún hoy el mundo observa con admiración la obra de autores como García Márquez, Clarice Lispector o Cortázar; los 80 y 90 nos trajeron una explosión de bandas de rock y también es conocido el muralismo, principalmente el mexicano. Por otra parte, en los últimos años, se han instalado y resignificado imaginarios …